Sensores de Lluvia Bosch

¿Preocupado por la llegada de las primeras lluvias? Los sensores de lluvia Bosch, además también reaccionan con la nieve. De este modo ofrecen una mejor visibilidad en invierno así como mayor confort – y asimismo mayor seguridad. Además, son considerablemente más pequeños que sus antecesores. Al ser solo un poco más grandes que una caja de fósforos, se los puede colocar discretamente en el interior del parabrisas.

El sensor de lluvia se basa en un principio funcional óptico. Un diodo de luz emite luz para que la totalidad de la luminosidad se refleje en un sensor de luz si el parabrisas está seco. Si el parabrisas está mojado o cubierto con nieve, el comportamiento de reflexión cambia; cuanto más agua o nieve tenga la superficie, se refleja menos luz. Con este nuevo sensor de lluvia, se pone en funcionamiento una luz infrarroja en vez de la luz visible utilizada hasta el momento. Por esta razón, el sensor puede sujetarse al área oculta del parabrisas sin ser visto desde afuera.
El sensor controla la velocidad de las escobillas dependiendo de la cantidad de lluvia o nieve medida. Esto permite junto con los motores de las escobillas controlados electrónicamente, una regulación continua de la velocidad con operación intermitente. En caso de tormenta de nieve o grandes cantidades de agua – como cuando se sobrepasa a un camión – el sistema cambia a su nivel de velocidad máxima.

El sensor de lluvia ofrece aún más posibilidades hoy. Por ejemplo se lo puede usar para cerrar ventanas y techos corredizos automáticamente. Equipados con un sensor adicional de luz, puede controlar a las luces del auto: se activa cuando oscurece o al ingresar a un túnel sin mediar la intervención del conductor.

Además las señales del sensor de lluvia podrían considerarse para el uso de sistemas telemáticos de transito en el futuro, para determinar las condiciones del tiempo en un camino determinado.