Cómo superar el invierno de manera segura

Las condiciones meteorológicas del invierno a veces pueden hacer que conducir suponga un auténtico reto. Las siguientes indicaciones te pueden ayudar a dominar hasta las situaciones más difíciles:

  • Como norma general siempre deberías adaptar tu estilo de conducción a las condiciones climáticas.
  • Estáte atento a las diferentes condiciones de la carretera (superficie mojada, hojas, escarcha, parches de nieve, etc.) ya que son responsables con frecuencia de accidentes.
  • Al conducir con hielo o nieve los neumáticos empiezan a perder su agarre y las distancias de frenado aumentan considerablemente.
  • Adapta tu velocidad a las condiciones ambientales y mantén una mayor distancia respecto al vehículo de delante.
  • Evita las aceleraciones y los frenazos bruscos, así como maniobras peligrosas con el volante.
  • Conduce despacio en carreteras y pendientes cubiertas de nieve para evitar que las ruedas derrapen.
  • Conducir con hielo y nieve para evitar que derrapen las ruedas:

Empieza despacio en segunda levantando el pie del embrague con suavidad. Si es conveniente, aumenta las cargas por rueda para un mejor agarre del neumático.
Importante para vehículos de tracción delantera: hacer frente a las pendientes con la marcha atrás.
Importante para vehículos de tracción trasera: aumenta la carga en el eje trasero cargando el maletero.